Entramos en el armario de Carmen Lomana

En una de mis recientes visitas a Madrid tuve la oportunidad de acudir al Museo del Traje para admirar la nueva exposición dedicada a EL Armario de Carmen Lomana.

Con esta exposición el museo inaugura la edición de “El armario de…” con la idea de mostrar al público asistente el interior del vestidor/es de personajes célebres y relevantes del “panorama fashion”, siendo la primera elegida en desvelar los secretos de su guardarropa la empresaria y mediática Carmen Lomana.

Una de las escasas clientas de alta costura que actualmente quedan en Europa y considerada, a su vez, uno de los iconos de estilo más importantes de las últimas décadas en nuestro país. Desde luego, en cuanto supe el pasado mes que pasaría varios días en la capital, busqué inmediatamente un hueco en mi agenda para no perderme “esta cita obligada con la moda”, pensada para aquellas personas que, al igual que yo, no sólo la disfrutan, sino que valoran y entienden la importancia de todos y cada uno de los elementos que envuelven este “mundo”. Tanto así, que he reservado varios días en mi agenda para acudir y admirar el resto de exposiciones de la misma temática, a las que igualmente también dedicaré un post. Esta visita al museo me permitió admirar y analizar al detalle cada una de las creaciones de las firmas de moda más reconocidas y deseadas, diseños de alta costura y el mejor prêt-à-porter nacional e internacional en una muestra de más de setenta piezas de valor incalculable. ¡SIN PALABRAS! Sin duda, cada una de las diferentes piezas hablaban por sí solas, desvelando gustos y pasajes de la vida de esta celebridad, relatando su historia. Un auténtico sueño, ¿no creen?

 


Al entrar al Museo, lo primero de lo que me percaté es que una cosa es visualizar imágenes y vídeos de las colecciones que se muestran sobre las principales pasarelas de moda del mundo y otra muy distinta apreciar de cerca el ARTE intrínseco en estas maravillosas creaciones.

La exposición se encontraba perfectamente organizada y segmentada con adecuado criterio. De entrada y como no podía ser de otra manera, expuestos en primera línea, diseños de moda españoles pertenecientes a firmas de gran renombre. Una muestra tan exquisita como tremendamente valiosa. Hablamos de creaciones de Juanjo Oliva, Amaya Arzuaga, David Delfín, Teresa Helbig, Lydia Delgado, Hannibal Laguna, Ágatha Ruiz de la Prada, Victorio y Lucchino, Marcos Luengo, Elio Berhanyer, Pedro Rodríguez y Loewe.

Hubo dos diseños a los que inmediatamente dirigí la mirada, el primero, el vestido de la colección Primavera-Verano 2012 del desaparecido David Delfín, un diseño en punto sintético, con corte a la cintura y estampado geométrico en la zona del busto, el cual refleja a la perfección su inclinación por los bloques de color, partiendo siempre del blanco/ negro y el juego de la “eterna dualidad”, sobre los que se atrevió a incorporar tonalidades más vivas creando formas geométricas, siendo en este caso el blanco la base de la creación.

El segundo, el vestido de la colección 2011 de Ágatha Ruiz de la Prada y es que, en una exposición de moda, como en una de arte propiamente dicha, tu gusto personal te lleva a fijar la atención en unos diseños en particular y yo, como “buena amante” del colorido y las creaciones divertidas e incluso algo extravagantes, no pude evitar admirar al detalle esta pieza, donde el color y la originalidad son los dos elementos protagonistas.

Al girarme a mi derecha para seguir contemplando la exposición, me maravillé al descubrir un descomunal expositor de maniquíes perfectamente “vestidas”. ¡Un auténtico deleite!


Piezas de Azzaro, Luisa Beccaria, Salvatore Ferragamo, Blumarine, Gucci, Prada, Missoni y especialmente de Valentino. De éste último, sobresalen las tres piezas en “rojo Valentino” situadas en la parte más alta del expositor, posición que les otorga una grandeza aún mayor. Éste es su color más característico y el preferido de muchas celebrities para lucirlo sobre las alfombras rojas y los eventos de mayor relevancia. Otro diseño a destacar de la firma es el vestido negro de la colección Otoño-Invierno 2007 no sólo por su espectacularidad sino por ser una de las piezas de las últimas colecciones del diseñador al frente de su firma, antes de su retirada.

 


Justo detrás de este enorme expositor, me encontré con una auténtica “pasarela de moda”, en su mayoría creaciones pertenecientes a la emblemática casa Dior. Por un lado, unos diseños reflejan la estética New Look de la firma, caracterizada por hombros torneados, cuerpos ceñidos y faldas amplias y, por otro lado, una selección de piezas plasma la ruptura de la estética romántica tras la llegada de John Galliano a la casa de moda, al reinterpretar a su manera el clásico New Look y apostar por diseños dotados de cierta particularidad y creatividad.


Al lado de esta hilera de maniquíes, contemplé también unos impresionantes diseños de Louis Vuitton e Ives Saint Laurent por Tom Ford pertenecientes a la colecciones Otoño-Invierno 2002 y 2004.

Reconozco que me considero una “enamorada” de Italia y por ende tengo una gran debilidad por las firmas de moda del país. En concreto, me encandilan las creaciones de Dolce&Gabbana, creo que sus piezas plasman a la perfección la esencia del “Made in Italy”. Por este motivo, sentí especial fascinación al observar cada detalle de los diferentes diseños que forman parte de la increíble colección de Carmen Lomana.

Por fin, llegué al espacio dedicado en exclusiva a la exhibición de un considerable número de piezas de Chanel, firma de cabecera de esta celebridad. Una excelente muestra del talento creativo de la maison francesa y su savoir-faire tan peculiar, que recoge cada uno de sus elementos insignia: comodidad, líneas simples, trajes chaqueta, dualidad blanco/negro, uso del tweed en el vestuario femenino y empleo de las perlas como complemento distintivo.

Todas tenemos en la mente la célebre frase de Coco Chanel “Viste vulgar y sólo verán el vestido. Viste elegante y verán a la mujer” y precisamente Carmen Lomana es un claro ejemplo de elegancia y buen gusto.

Para finalizar el artículo, os muestro una serie de piezas “icónicas” expuestas en el museo que igualmente son un auténtico espectáculo a la vista, tanto por su valor y su historia como por su diseño en sí mismo.

  1. Adele Simpson Años 50 Vestido que Carmen Lomana adquirió en Nueva York

  2. William Travilla Años 60 Diseñador del archiconocido vestido blanco que Marilyn Monroe lució en “La tentación vive arriba”

  3. Balenciaga Reedición años 60

  4. Marcel Rochas Años 70

  5. Carolina Herrera OI 2003

  6. Óscar de la Renta PV 2004

  7. Óscar de la Renta PV 2004

  8. Óscar de la Renta PV 2005

  9. Alexander McQueen OI 2006 Colección Widows of Culloden

  10. Óscar de la Renta Pre-Fall 2008

  11. Óscar de la Renta OI 2008

  12. Balmain OI 2009

Si os habéis quedado con ganas de conocer “el interior” de otros armarios de personalidades destacadas no os perdáis los próximos artículos sobre “El armario de…” ¿Adivináis quien será el siguiente en mostrar el contenido de su guardarropa?

¿Qué creaciones os han causado un mayor impacto? ¿Tenéis algún diseñador predilecto?



Tags