HIDRATACIÓN Y BRONCEADO CORPORAL: ¿TÓPICO O REALIDAD?

La incipiente llegada del verano, las temperaturas cada vez más agradables y las tardes que comienzan poco a poco a alargarse, son factores que nos invitan a lucir nuestra piel, a dejarla al descubierto, pues comenzamos a elegir prendas propias de la estación que se aproxima, de tejidos ligeros y suaves. Sin embargo, a veces “renunciamos” a mostrar nuestra piel por no tenerla suficientemente bronceada, obviando el hecho de que una piel bonita, luminosa y sana no es sinónimo de una piel “tostada por el sol”.

Una piel de aspecto saludable es una piel hidratada, el bronceado es un plus de belleza, no un requisito indispensable para lucir una piel radiante, sedosa y suave al tacto. De hecho, una piel bien hidratada va a favorecer la prolongación del bronceado. Por el contrario, una piel deshidratada, tras la exposición solar, se va a tornar áspera y a adquirir un aspecto rugoso.

Muchas estaréis pensando “otro típico artículo cargado de tópicos sobre hidratación para vernos perfectas en verano”. Nada más lejos de la realidad… simplemente os quiero hablar en este post sobre mi propia experiencia y aprendizaje en relación al cuidado corporal, con la única pretensión de compartir la información con todas vosotras.

Para empezar considero muy importante ser disciplinada y mantener unos buenos hábitos prolongados en el tiempo, aunque bien es cierto que hay días en los que la fuerza de voluntad parece querer abandonarnos.

La vía “más difícil” es la que lleva aparejada una hidratación de la piel en profundidad a diario y sin excepción.

No obstante, como ocurre en muchos aspectos de la vida, siempre existe un camino más fácil y que todas hemos tomado en alguna ocasión. Éste no es otro que el de simular una piel hidratada en apariencia, pero carente de elasticidad. ¿Cómo? Aplicando únicamente, de forma ocasional, productos que sólo aportan brillo y una “hidratación” superficial durante unas horas. No lo recomiendo en absoluto.

Con la información en tu poder, todo depende de ti, tú eliges, no hay más.

HIDRATACIÓN Y BRONCEADO CORPORAL: ¿TÓPICO O REALIDAD?

Se puede asimilar un nuevo hábito en cualquier momento, sin olvidar que cada pequeño gesto rutinario requiere un tiempo de asimilación y puesta en práctica real y duradera. Dado que existe todo un ritual de cuidado corporal en el mercado, debemos comenzar, primero, por llevar a cabo una pequeña acción e ir introduciendo posteriormente otras de una manera progresiva. Así evitaremos “tirar la toalla” por falta de hábito y compromiso con nosotras mismas, con nuestro bienestar en general. En este sentido, no debemos dejarnos llevar por la euforia del momento y pretender tener la piel de una “modelo de revista” de la noche a la mañana, pero con disciplina verás los cambios antes de lo que nunca hubieras imaginado.

El “truco” radica en actuar siempre con inteligencia, convirtiendo lo rutinario en algo placentero. Comencemos por dejar de asociar ese ratito que nos estamos regalando a la palabra “obligación”, al contrario, aprovechemos la ocasión para simultáneamente desconectar, escuchar algo de música, encender unas velas aromáticas o simplemente disfrutar de ese momento a solas con nosotras mismas. Además, la oferta de productos de cuidado corporal es muy amplia e incluso podemos encontrar cremas que se aplican bajo la ducha, muy fluidas, con lo cual el tiempo que empleamos en esta labor se reduce considerablemente.

A continuación, os muestro mis cremas favoritas, te recomiendo tener varias e ir alternando los aromas y dejarte llevar según el día por el olor embriagador y seductor que más te apetezca.


Crema corporal reparadora Batido de plátano organic shop:

Extracto de plátano orgánico, vainilla orgánica, aceite de macadamia, aceite de aguacate orgánico. Aporta una nutrición intensiva y estimula los procesos de renovación naturales de la piel.

Crema corporal reparadora Batido de plátano organic shop:

extracto de plátano orgánico, vainilla orgánica, aceite de macadamia, aceite de aguacate orgánico. Aporta una nutrición intensiva y estimula los procesos de renovación naturales de la piel.

Mousse corporal hidratante Fresa & Chocolate organic shop:

fresa orgánica, aceite de coco, aceite de piñón orgánico, aceite de Manoa, aceite de cacao orgánico. Hidrata, nutre, suaviza y aporta elasticidad y tonificación a la piel.

Suflé para el Cuerpo de Aceite de Coco Virgen Orgánico dr. organic

Crema corporal ligera y absorbente, formulada para revitalizar y suavizar la piel, hidratarla y nutrirla.

Loción para la Piel de Aceite de Argán Marroquí Orgánico dr. organic

Esta loción antienvejecimiento hidrata y nutre al tiempo que activa la regeneración celular. De rápida absorción.

Loción corporal dermonutritiva de frambuesa, melón y manzana naturalium.

Ricas en vitamina E y pro-vitamina B5 que nutren la piel.

Tratamiento corporal nutritivo CAUDALIE

Hidratante, antioxidante, constituye un concentrado de activos hidratantes, de Polifenoles de uva antioxidantes y de ginkgo biloba drenante.

Independientemente de las cremas que utilicemos ya sabemos que “No hay cremas milagrosas”. Para que realmente sean efectivas, su uso debe ir unido a una correcta alimentación y estilo de vida saludable en general. La piel hay que nutrirla desde dentro, lo que hacemos desde el exterior sólo va a contribuir a reforzar lo ya conseguido con nuestros buenos hábitos. Ésta es una realidad y los resultados que se consiguen hablan por sí solos.

¿Hidratas tu piel? Cuéntanos qué te han parecido estos consejos, cuál es la rutina que sigues y si aún no la tienes, si este post te ha “invitado” a probar.



Tags